jueves, 7 de enero de 2010

¿Por qué cayó el Imperio Romano?

El hecho de que finalizara una década hace ya algunos días me ha recordado una serie de finales especiales, como por ejemplo que dentro de nada se nos acaba la minoría de edad ante la ley, o que se está acabando la etapa pre-universitaria para muchos de nosotros...No obstante, esta circunstancia me ha ayudado a reflexionar acerca de otro final: el del Imperio Romano, la base de la cultura occidental y un pilar básico sobre el que se sustenta la "civilización política organizada"(si respetamos a Mesopotamia, el Egipto de los faraones o Grecia y Macedonia) tal y como nosotros la entendemos. Y con él surge una pregunta: ¿por qué? ¿Por qué se derrumbó semejante red de comunicaciones políticas, esa unidad tan perfecta de romanos conquistadores con afán de superación militar ante otros pueblos coetáneos? Resulta increíble para la razón humana de hoy en día asumir ese final. Resulta interesante, la verdad.

Por lo que sabemos a partir de documentos históricos, recopilaciones y demás fuentes de información, el último emperador romano de Occidente, el jovencito Rómulo Augústulo (475-476 d.C) fue destituído por el bárbaro Odoacro, quién se autoproclamó inmediatamente Virrey de Italia en nombre del Emperador de Oriente Zenón (425-491 d.C). Y en relación al imperio romano de Oriente (el cual se mantuvo en pie durante otro manojo de siglos, es fascinante) bien es sabido que sufrió su caída definitiva en el año 1453 a manos de los otomanos tras la ocupación de su capital, Constantinopla, en el momento en que éstos comenzaban a forjar su propio imperio, hecho que para algunos marcó el fin de la Edad Media y el comienzo de la Moderna. ¿Son realmente estas causas exógenas el motivo del derrumbamiento?

Para una serie de historiadores (con los que estoy de acuerdo) es necesario diferenciar entre las causas exógenas repentinas ("caída") y las causas endógenas progresivas ("decadencia"). Es cierto que lo repentino marca el punto y final, pero las grandes civilizaciones de la historia se han destruido desde dentro, por los problemas que conlleva soportar el peso y las uniones de todo el territorio que es de uno. El Imperio Romano, debido a su vasta extensión, fue uno de ellos, y son motivos que hay que conocer: la ruína económica fue el primer paso, la moneda perdió valor y el comercio no prosperó, con lo cual se llegó a una auténtica autarquía. Evidentemente, por mucho sentido de la patria que tuvieran, los soldados no trabajaban si no cobraban su salario. Resultado= guardianes más barbarizados que originaron, junto a la población del campo y pequeños comerciantes, insurrecciones y guerras civiles. En el plano político, el ansia de poder provocó los asesinatos de emperadores, el desorden organizativo y, a fin de cuentas, los problemas de control. Si juntamos todos estos factores internos, comprenderemos que Odoacro pudiera conseguir vencer, o que los turcos ocupasen la capital del imperio oriental.

En definitiva, y concluyendo, debo decir que esta cuestión es una de las más debatidas por los historiadores y eruditos de nuestro tiempo, y constituye para algunos uno de los mayores enigmas que han existido en nuestra historia. Espero que os llame tanto la atención como a mí, porque es realmente curioso.

2 comentarios:

pity dijo...

Muy interesante tu entrada.Un beso.

Natalia :) dijo...

La verdad es que no conocía estos datos por lo que me ha resultado muy interesante.Felicidades.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails