miércoles, 7 de noviembre de 2012

Leyenda de Faón y Safo.


Bueno, Magdalena y compañeros, aquí está mi entrada. Es un poco larga pero al leer esto, me pareció una buena historia para poner aquí. Espero que os guste:   

 Cuenta la leyenda que en la isla de Lesbos, un muchacho de nombre Faón, se ganaba la vida acarreando mercadería y viajeros en su barcaza. Una tarde, se hallaba junto al embarcadero de la isla, cuando una pobre indigente, sucia y desharrapada, con evidente muestra de no poder pagarle el viaje, le pidió que la trasladase a Asia Menor. Faón se sintió conmovido y sin pensar, echó mano de los remos y llevó a la mujer hasta su destino.

    Al arribar, Faón sacó de su bolsillo la moneda más grande que tenía y se la entregó a la mujer para que pudiera continuar su viaje. La mendiga le dio como agradecimiento un vaso de perfume. En ese mismo instante Faón compendió que la mujer indigente no era otra que la propia Afrodita y, perplejo por la sorprendente presencia de la diosa, le dio las más expresivas gracias.
    De regreso a Lesbos, Faón remaba sin prisas y con gran alegría cuando no pudo controlar más la curiosidad y abrió el vaso de perfume. Quedó fascinado por el agradable olor y se refrescó con él la cara En ese momento, se convirtió en el hombre más bello sobre la tierra. Esto asombró a todos los pobladores de la isla. Las mujeres quedaban prendadas de su varonil hermosura y entre todas ellas estaba Safo, una bella muchacha de familia rica y noble que se enamoró locamente de él.



    Safo lo asediaba continuamente y con sus requerimientos amorosos procuraba ablandar el corazón de Faón, que no manifestaba evidencias de cariño hacia ella. Desesperada, Safo decidió acudir al salto de Léucade para curarse su mal. La joven, con una fe inquebrantable, se embarcó rumbo a Léucade pensando que a su regreso, Faón ya no sería el motivo de su desconsuelo.
    El promontorio de Léucade daba entrada en su mismo pie al mar. Allí el agua hervía en un constante remolino. Ningún mortal había salido con suerte de aquel peligroso trance, pero Safo quiso probar la suya y ésta fue idéntica a la de sus predecesores. El remolino la enredó entre sus acuosas garras y Safo desapareció para siempre.

6 comentarios:

Camila Quintanilla dijo...

Es increíble que con un vaso de perfume se convirtiera en el hombre más bello de la tierra, aunque siendo un regalo de Afrodita no es de extrañar!! Una entrada muy interesante Naomi :)

Magdalena dijo...

Buena elección de tema, Naomi. Poco conocida la historia, y muy "mágica". La mezcla de personajes mitológicos con otros reales es poco frecuente.

clara martínez dijo...

Muy interesante esta historia Naomi, nunca había oído hablar de ella, me ha gustado mucho :)

Helena Floralia dijo...

Nunca la había oído, sólo sabía la historia de esta isla de cuando dimos geografía en 1º ESO y habláramos de islas. Esta isla está en el mar Egeo, cerca de las costas de Turquía.

Aroa Castro dijo...

Que suerte tuvo Faón, pero que mala la de Safo! Interesante esta historia de amor no correspondido.

Juanma Couto Lema dijo...

Mucha influencia griega veo en diversas entradas! esta por cierto es muy bonita!! :) animaros a coger griego para el año chic@s, que a nosotros nos gusta

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails