sábado, 8 de diciembre de 2012

Hace unas semanas , leyendo una novela muy interesante ( 50 sombras de Grey ) , la protagonista del libro describió su situación sentimental con una frase que intuí que estaba relacionada con el mundo mitológico . 
Anastasia , la protagonista , decía que debido a la extraña forma de ser del hombre al que quería , le daba la impresión de que ella estaba siendo Ícaro ; acercándose al sol . 
Nada más leer esto , me dí cuenta de que Ícaro tenía que ser un dios , un héroe de la mitología ... Algo que yo pudiese contar en el blog . 
Investigué un poco sobre ello y así fue ! Ícaro  es hijo del arquitecto Dédalo, constructor del laberinto de Creta, y de una esclava. Fue encarcelado junto a él en una torre de Creta por el rey de la isla, Minos.
Dédalo consiguió escapar de su prisión, pero no podía abandonar la isla por mar, ya que el rey mantenía una estrecha vigilancia sobre todos los veleros, y no permitía que ninguno navegase sin ser cuidadosamente registrado. Dado que Minos, el rey, controlaba la tierra y el mar, Dédalo se puso a trabajar para fabricar alas para él y su joven hijo Ícaro. Enlazó plumas entre sí empezando por las más pequeñas y añadiendo otras cada vez más largas, para formar así una superficie mayor. Aseguró las más grandes con hilo y las más pequeñas con cera, y le dio al conjunto la suave curvatura de las alas de un pájaro . Cuando al fin terminó el trabajo, Dédalo batió sus alas y se halló subiendo y suspendido en el aire. Equipó entonces a su hijo de la misma manera, y le enseñó cómo volar. Cuando ambos estuvieron preparados para volar, Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar. Entonces padre e hijo echaron a volar.

Pasaron las islas de Samaos, Delos y Lebintos, y entonces el muchacho comenzó a ascender como si quisiese llegar al paraíso. El ardiente sol ablandó la cera que mantenía unidas las plumas y éstas se despegaron. Ícaro agitó sus brazos, pero no quedaban suficientes plumas para sostenerlo en el aire y cayó al mar. Su padre lloró y lamentando amargamente sus artes, llamó a la tierra cercana al lugar del mar en el que Ícaro había caído Icaria en su memoria. Dédalo llegó sano y salvo a Sicilia bajo el cuidado del rey Cócalo, donde construyó un templo a Apolo en el que colgó sus alas como ofrenda al dios.

5 comentarios:

María dijo...

Ya conocía la historia y me encanta como la has contado. Por cierto si tan interesante es esa novela habrá que leerla :)

Magdalena dijo...

Muy buena historia, Laura. Aunque es de las más conocidas, el relato es completo, y otra vez surge de una referencia en una obra actual. Sigue así!

Tácito dijo...

Muy interesante Laura, a pesar de que odio 50 sombras de Grey.

Juanma Couto Lema dijo...

Esta chica saca entradas de películas, de novelas... chapeau! muy bien:)

Alvaro McRae dijo...

interesante esa referencia de una obra literaria el mito es de los mas conocidos pero bravo por sacar textos casi casi de la nada ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails