viernes, 14 de febrero de 2014

Píramo y tisbe

Con motivo de que hoy , día 14 de febrero es día de los enamorados, en clase hemos hablado de los grandes amores de la mitología griega , que desgraciadamente casi siempre acababan mal , pero no por ello dejan de ser muy bonitos , por lo cual aquí os dejo uno que me ha gustado mucho de los que he mirado , el mito de Píramo y Tisbe .

Píramo y Tisbe eran dos jóvenes babilonios  que vivieron durante el reinado de Semíramis. Habitaban en viviendas vecinas y se amaban a pesar de la prohibición de sus padres. Se comunicaban con miradas y signos hasta descubrir una estrecha grieta en el muro que separaba las casas en la que sólo la voz atravesaba tan estrecha vía y los tiernos mensajes pasaban de un lado a otro por la hendidura. Así pudieron hablarse, enamorarse y desearse cada vez más intensamente, hasta que una noche acordaron que a la noche siguiente, cuando todo quedara en silencio, huirían sin que los vieran y se encontrarían junto al monumento de Nino al amparo de un moral blanco que allí había al lado de una fuente. Tisbe llegó primero, pero una leona que regresó de una cacería a beber de la fuente la atemorizó y huyó al verla, buscando refugio en el hueco de una roca. En su huída, dejó caer el velo. La leona jugueteó con el velo, manchándolo de sangre. Al llegar, Píramo descubrió las huellas y el velo manchado de sangre, y creyó que la leona había matado a Tisbe, su amada, y sacó su puñal y se lo clavó en el pecho. Su sangre tiñó de púrpura los frutos del árbol, de ahí viene el color de las moras según Ovidio . De hecho, dentro de la tradición latina, el término Pyramea arbor («árbol de Píramo») se usaba para designar a la morera. Tisbe, con miedo, salió cuidadosamente de su escondite. Cuando llegó al lugar vio que las moras habían cambiado de color y dudó de si era o no el sitio convenido. En cuanto vio a Píramo, su amado, con el puñal en el pecho y todo cubierto de sangre, le abrazó y, a su vez, le sacó el puñal del pecho a Píramo y se suicidó clavándose el mismo puñal. Los dioses, apenados por la tragedia, hicieron que los padres de los amantes permitiesen sepultar los cuerpos juntos, y desde aquel día los frutos de la morera quedaron
 teñidos de púrpura.

 Fresco sobre Píramo y Tisbe en Pompeya.

6 comentarios:

Melpómene dijo...

Esta historia siempre me ha gustado mucho. ¿No recuerda un poco a Romeo y Julieta?

Sonia Barrera dijo...

Es una historia muy interesante y muy bonita. ¡Buen trabajo!

Ana Sisto dijo...

Esta historia es muy dulce, aunque a decir verdad, como dice mi compañera, tiene bastantes puntos en común con la historia de Romeo y Julieta.

laura fraga dijo...

me encanta ! es muy bonita <3 muy bien !

Raquel Puerta dijo...

Me ha gustado mucho, es una historia muy bonita :)Y es cierto... hay que reconocer que se parece muchísimo a la historia de Romeo y Julieta.

Magdalena dijo...

Pues ahora ya sabéis en qué se inspiró Shakespeare para su historia.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails