martes, 24 de marzo de 2015

Séneca

   Buscando un personaje interesante de la Antigua Roma, me paré en Séneca, al ver que había nacido en Hispania, pero lo que más me sorprendió de él fue la obediencia al emperador.

  Lucio Anneo Séneca, hijo de Séneca el Viejo, fue un famoso político, filósofo, orador y escritor romano.

   Nació en Córdoba en el año 4 a.c. y falleció en el año 65 d.c. Estudió en Roma, donde fue senador y cónsul, siendo reconocido como el mayor filósofo y el hombre de más valor de su época.

   Fue obligado por Nerón a quitarse la vida, tras ser acusado falsamente de haber tomado parte en la conjuración de Pisón, complot urdido para asesinar al emperador, y lo cumplió abriéndose las venas en el baño.

   Los numerosos escritos de Séneca se clasifican en tres grupos: obras morales, obras sobre temas de la naturaleza y obras literarias. Entre ellas, las más importantes son Cartas a Lucilio, los tratados De los beneficios y los libros De la providencia, De la tranquilidad del alma, De la brevedad de la vida, De la consolidación y A Polibio. Todas ellas muestran a Séneca como un gran filósofo y pensador independiente, de espíritu realista, de buen sentido, frente al idealismo panteísta de toda la filosofía heterodoxa, y que viene a ser el antecedente de la filosofía española.

1 comentario:

José María Grande Santalla dijo...

No conocía a Séneca hasta ahora.
Impresionante su obediencia al emperador.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails