martes, 26 de mayo de 2015

La isla de los Cíclopes. ¿Un buen destino?


Después de su salida desde Ítaca y pasar por varias islas, Odiseo paró en la isla de los Cíclopes, con lo cual nosotros también.
Llegamos allí y buscamos una gruta lejos de los cíclopes para quedarnos toda la semana. Cuando la encontramos, dejamos allí nuestras cosas y fuimos a ver lo que estaba ocurriendo donde ellos estaban.
Nos escondimos detrás de unos arbustos, que tenían una especie de moras, por lo cual no volvimos a ver a Xandre hasta pasada una hora. Mientras éste comía, nosotros intentamos acercarnos más a los cíclopes. Vimos la llegada de Odiseo y sus hombres, que fueron encerrados por Polifemo nada más llegar a la isla.
Escalamos hasta la gruta dónde se encontraban, gracias a lo que nos enseñó nuestro buen profesor Federico.
Cuando llegamos la gruta estaba oscura y apenas se veía nada, pero de repente vimos a los hombres de Odiseo con un montón de cosas en los brazos, y detrás de ellos Odiseo, enfadado y en contra de lo que estaban haciendo.
Más tarde, apareció Xandre, y a su mismo tiempo el cíclope, que venía con su rebaño y se puso a ordeñar a sus ovejas y sus cabras y después de eso se comió a los compañeros de Odiseo.
Odiseo tuvo la idea de emborracharle para escapar. Nosotros nos escondimos pensando que iban a salir todos, pero Odiseo se puso a hablar con el cíclope diciéndole : "Me preguntaste cual era mi nombre, y a decirtelo voy. Mi nombre es Nadie. Mis padres siempre me llamaron nadie, al igual que mis amigos." 
En ese momento el cíclope cayó de espaldas vencido por el sueño, al igual que Xandre por el empacho.
Odiseo aprovechó para clavarle una estaca en llamas en su único ojo para que se quedase ciego.
El cíclope gritaba y gritaba de dolor. Los demás cíclopes se acercaron a él y él les dijo : " Oh, amigos, Nadie me mata de dolor."
Los demás cíclopes pensaron que era un castigo de Zeus y se fueron a sus cuevas sin importarles lo que le pasaba a Polifemo.
Al ver que se iban decidimos irnos a nuestra gruta por si alguien nos veía.
Al día siguiente Polifemo salia de su cueva para que sus animales saliesen a pastar, y divisamos debajo de ellos formas extrañas. ¡¡ Eran los hombres de Odiseo !! que escapaban atados debajo de ellos.
Cuando llegaron al barco, Odiseo se reía, lo cual enfurecía al cíclope de tal manera que empezó a lanzar rocas hacia el barco, pero sin éxito al estar ciego. Se propuso pedirle ayuda a Poseidón, y así hizo. Odiseo se mantuvo mucho tiempo lejos de Ítaca por culpa de Poseidón.
Cuando vimos que el barco de Odiseo se alejaba, nosotros también nos fuimos.

4 comentarios:

Bea dijo...

Vuestro viaje había mucha acción ,pero también me gusto la parte donde os ocultasteis en los arbustos.Sigue contadnos más de vuestros viajes¡

Ale pc dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ale pc dijo...

Me encanta esta entrada, es muy divertida.Lo que más me gustó es la parte de la llegada de odiseo y lo que pasa después.Estoy deseando conocer el final.Muy buen trabajo!!

Dani Mariño dijo...

Pobre Xandre.....

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails