lunes, 8 de junio de 2015

Nuestra visita al coliseo

A la hora de cenar aquel día decidimos contar nuestra aventura primero, ya que fuimos los primeros en salir utilizando, obviamente, nuestro transcrhonion.
Iván y yo decidimos ir a ver el Coliseo después de un rápido desayuno. Nos habíamos levantado temprano, ya que el espectáculo comenzaba al amanecer y finalizaba por la noche. Por lo que llegamos a la ciudad y nos dirigimos al Coliseo,mientras intentábamos mezclarnos entre la población.
Cuando finalmente llegamos al Coliseo, tuvimos la sensación de  asistir a un gran partido de fútbol. En el momento en el que nos sentamos en el Coliseo, nos fijamos en que este estaba organizado en cinco niveles, cada uno reservado según la clase social de los espectadores, cuanto mas alta era la clase social más cerca se encontraba de la arena.
Poco después comenzó el espectáculo, que se inició con una marcha de los gladiadores a través de la arena. Luego de esta marcha tuvo lugar el sorteo de las parejas de gladiadores que se enfrentarán. Tras esta marcha tuvo lugar el comienzo del primer duelo. Ambos gladiadores estaban equipados con un fuerte armamento como espadas, lanzas, redes...


Tras un disputado combate entre ambos luchadores,  nos dimos cuenta de la brutalidad que tenían los combates. Al final del enfrentamiento, un gladiador cayó fuertemente herido por el contraataque de su adversario y unos sirvientes, vestidos de forma similar a Hermes, se acercaron y le dieron un mazazo en la frente del gladiador herido. Entonces, extrañados, le preguntamos a un espectador que se encontraba al lado de nosotros:
-¿Qué esta pasando? -Dijo Iván con cara de extrañeza
-Lo están golpeando para comprobar si está muerto. -Respondió el espectador.
Cuando comprobaron si realmente el gladiador estaba muerto, engancharon su cuerpo con ganchos y lo llevaron hasta la puerta de ejecución.

-¿ Puede haber combates en los que ninguno de los gladiadores gane?- Pregunté yo con curiosidad.
-Así es. Hay combates nulos en los que ningún gladiador se lleva la victoria. Y en ocasiones si un gladiador cae aturdido, este tira las armas y se tumba en el suelo boca arriba, levantando la mano izquierda. Cuando esto ocurre, la decisión de si el gladiador herido era perdonado o no corresponde al vencedor, pero lo normal es que esta decisión se le diese al emperador, que escrutaba a los espectadores, sí estos levantaban el pulgar hacia arriba significaba que lo dejarían libre; por el contrario si lo bajaban hacia abajo, no le perdonarían la vida.- Respondió el espectador.
 Tras abandonar el Coliseo, regresamos junto a nuestros compañeros de grupo para contarles lo bien que nos lo habíamos pasado viendo los espectáculos del Coliseo. Allí nos preguntaron ellos:
-¿Siendo un espectáculo tan largo, no os cansabais?- Preguntó Ana.
-Pues la verdad es que fue muy divertido porque no solo se organizaban duelos de gladiadores, si no que también peleas de animales salvajes, e incluso un espectáculo en el que se llenaba la arena de agua y se representaban batallas navales- Respondí yo.

-¿Cuál ha sido tu favorito, Jaime?-preguntó Marta
-Pues la representación de batallas navales. Fue muy espectacular-Dije yo.
-¿Y el tuyo, Iván?-preguntó Bea
-También, el de las batallas navales
-Lo pasasteis muy bien entonces- dijo Julio







5 comentarios:

Sabe Peromingo dijo...

Por lo que veo os lo pasáis genial! Espero seguir recibiendo mas buenas noticias de vosotros! Creo que me hubiera gustado poder ver esas batallas navales que tanto os gustaron pero yo me lo estoy pasando genial con mis compañeros y compañeras.

Verónica Sanesteban dijo...

Vosotros en el coliseo y nosotros escapando de Troya! Vaya viaje más tranquilo lleváis jajajaja Suerte en vuestra siguiente parada, ya nos veremos en el Instituto cuando volvamos

sabela castro dafonte dijo...

Gran entrada, como me gustaría acompañaros en vuestro gran viaje, la verdad tenéis muy buena suerte de integraros tan bien con los de épocas pasadas así les podéis preguntar muchas cosas.

Alejandro Pita Martínez dijo...

Que envidia!Nuestro viaje está siendo muy divertido, pero me encantaría estar con vosotros en ese momento y disfrutar de los espectáculos.

Francisco Javier Muiños López dijo...

Si no hubiera repetido probablemente habría visitado el coliseo con vosotros, suena muy divertido.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails