viernes, 22 de mayo de 2015

Primer destino: La Guerra de Troya

Cogimos el Transchronion con gran ilusión y ajustamos la fecha para ir a Troya, semanas antes del estallido de la histórica guerra entre griegos y troyanos.
Ocurrió un gran problema: el transchronion no nos daba la ropa de la época tal y como tendría que estar programado.
Tuvimos suerte de aparecer justo detrás de una casa, donde tenían la ropa a secar.Nos acercamos poco a poco y conseguimos "coger prestados" unos himationes y unos quitones.Dejamos nuestra ropa en una tinaja y nos acercamos a la civilización, con gran alegría y nerviosismo por el futuro que nos depararía.
Poco a poco nos acercamos a un grupo de soldados troyanos, que por el armamento nos recordaron a los hoplitas griego, ellos estaban de servicio.
Lo primero en lo que nos fijamos fueron en las larguísimas lanzas que portaban con orgullo, aquellas lanzas medirían aproximadamente 3 metros de alto.También llevaban una espada y un escudo con el símbolo de Troya.
La verdad, no se parecían en nada a la famosa película de Wolfgang Petersen donde aparecía el maravilloso Brad Pitt haciendo de Aquiles.En la película, los uniformes están mucho más ornamentados que en la realidad.
Nos acercamos a ellos con desconfianza, ya que no sabíamos si el transchronion nos había dotado del habla de su lengua.
César fue el primero en hablar, y con gran alivio los soldados nos entendieron el saludo.
Decidimos advertirles del la inminente guerra por la que su ciudad quedaría reducida a cenizas.Los soldados nos miraron anonadados y acto seguido nos comunicaron que advertirían a Héctor de nuestro aviso, tan pronto como nos dimos la vuelta, empezaron a compararnos con Casandra.
Sin darle importancia, cogimos el transchronion y metimos la fecha para ir a la última noche de Troya, aparecimos en el 1184 a.C, momentos antes de que los griegos entraran en la ciudad para destruirla.
Estábamos nerviosos por el inminente acontecimiento, pero no sabíamos donde nos encontrábamos, era un lugar amplio y decorado finamente.
Pronto Alejandro dedujo donde nos había dejado el misterioso aparato: el palacio de Troya, donde se encontrarían Helena y el resto de la corte.Entre todos decidimos ir en busca de la mujer de Paris, que seguramente se encontraba en sus aposentos.
Comenzamos a buscar hasta hallar una gran puerta, y con cuidado, Sasi la abrió, para encontrarnos con la gran habitación de Helena. Muy bien decorada y con un gran dosel en el centro del cuarto, nunca habíamos visto una habitación tan espectacular. Aparentemente no había nadie en el cuarto, pero de pronto, vimos una sombra tras las cortinas, era Helena contemplando como los griegos intentaban entrar en Troya.
Continuará...

4 comentarios:

Ana Doce dijo...

Me encanta la entrada está muy bien redactada solo hay un fallo y es que vuestro transchronion está anticuado,no tiene tanta calidad como el nuestro jajaja☺♥

Bea dijo...

Esta entrada me tiene enganchada me gustaría saber que pasara.Me despido porque tenemos que continuar nuestro viaje.

Alba Salazar Couto dijo...

Esta entrada me gusta mucho, al igual que la forma que redactas la historia. Espero saber pronto que paso cuando encontrasteis a Helena observando a los griegos.

Ale pc dijo...

Me gusta mucho esta entrada, me parece muy entretenida y me gustaría saber pronto el final

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails