miércoles, 10 de junio de 2015

La vida social de Roma

En cuanto Iván y Jaime terminaron de hablar sobre su experiencia en el Coliseo, Bea y yo nos dispusimos a hablar sobre la nuestra propia.
- Nosotras visitamos varias ciudades, incluida esta, y visitamos, también, diferentes lugares interesantes para saber como viven actualmente los ciudadanos.- Dije.
- ¿Os acompañó alguien o fuisteis solas?- Preguntó Jaime.
- Acompañamos a Cornelia y a sus esclavos, ya que tenía que ir a comprar la comida.- Dijo Bea.
- ¿Visitasteis los "cagódromos"?- Preguntó Marta con euforia.
- Se llaman letrinas Martolas, y tuvimos el privilegio de entrar y poder hacer uso de ellas.- Dije.
- ¿Después fuisteis al mercado no? Probablemente había cosas muy bonitas. ¿Comprasteis algo?- Dijo Iván.
- Si, el transchronion  nos dio el dinero necesario para comprar yo, por ejemplo me compré unas sandalias y una palla y una stola que son típicas vestimentas romanas y muy bonitas.- Dije.
- Yo compré un collar y unas sandalias también. Después de comprar dejamos a Cornelia y nos dispusimos a ver como era tratada cada persona y a fijarnos en todos los detalles de la ciudad.-Dijo Bea.
-Vimos unos "indicadores" que marcaban el camino hacia los lupanares para los extranjeros que no sabían hablar latín y, también, visitamos las termas y nos bañamos en unas piscinas de agua caliente, fue muy relajante.- Añadí.
- ¡Que suerte! Yo siempre quise ir para ver como funcionaban y para bañarme allí.- Dijo Julio.
- Realmente no lo sé solo me centré en lo relajante que era.- Volvió a hablar Bea.
- Pero lo que, por mi parte, más me sorprendió fue el trato a mujeres. Ellas vivían bajo la tutela del "pater familias" el cual tenía derecho sobre la vida de la mujer. Según nos dijo Cornelia el divorcio solo era válido si el hombre quería. Además, la mujer carecía de derechos políticos.
Antonia, su hija menor, tenía los mismos estudios que su hijo mayor, gracias a "profesores particulares" contratados por Marcus Antonius Caesar el cual quería que su hija recibiese la misma educación pero, normalmente, eso era muy difícil ya que las mujeres no tenían los mismos privilegios de los hombres.- Dije.
- Luego pasamos por delante de unas casas semiabandonadas las cuales tenían unas pintadas. Con el transchronion pudimos traducir lo que ponían y observamos que eran algo similar a pancartas electorales. Cuando volvimos a coger a Cornelia para irnos le preguntamos si estaban en época de elecciones a lo que ella nos respondió con una afirmativa y nos dijo que su esposo también se presentaría.- Dijo Bea.
- Con eso terminamos nuestra experiencia por las calles pompeyanas y regresamos a casa.- Dije.

6 comentarios:

Verónica Sanesteban dijo...

Esta genial! Me encanta vuestro viaje, chicos

Alba Salazar Couto dijo...

Esta historia me gustó mucho, esta muy bien redactada desde el principio, tenía muchas ganas de saber lo que ibais hacer en esta aventura.

Sabe Peromingo dijo...

Enhorabuena me a gustado mucho que el transchronion os ayudara a traducir las pintadas de las paredes para poder saber lo que ponía.

sabela castro dafonte dijo...

Tenéis mucha suerte de haber ido con una romana por las calles de Pompeya. Me gustó mucho la entrada, enhorabuena!

Alejandro Pita Martínez dijo...

Tuvo que ser una gran experiencia conocer Pompeya antes de su incendio.Vuestro viaje debe de estar siendo muy divertido.Buen viaje a todos, pronto nos volveremos a ver!

Carlos Requena Veiga dijo...

Es muy buena historia ademas una experiencia que no se va a poder repetir , por lo tanto inolvidable espero que lo esteis pasando genial , buen viaje :")

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails