martes, 13 de mayo de 2014

Esquilo.

Esquilo fue un dramaturgo griego, uno de los tres poetas trágicos, autor de Los Persas, Las Suplicantes y Prometeo Encadenado, entre otras obras. Nació en Eleusis, en el 525 a.C.
Luchó en la batalla de Maratón y en la de Salamina. Fue recordado en su epitafio por estos servicios, sin ser mencionado su trabajo como autor.
También fue testigo del fin de la tiranía de los Pisistrátidas en Atenas y del desarrollo de la democracia ateniense, a la que parecía oponerse.
Fue acusado de revelar los misterios de Eleusis, por lo que fue juzgado y, luego, absuelto.
Consiguió su primera victoria en composición dramática en el 484 a.C., siendo, tras eso, tan solo vencido por Sófocles. Estos concursos se celebraban durante las Grandes Dionisias, fiestas de motivo religioso, en honor a Dioniso. El día previo se ultimaban los detalles y se hacían presentaciones de las obras. El segundo día se representaban cinco comedias, y en cada uno de los tres días siguientes se escenificaban tres tragedias y un drama satírico.
Escribió 82 piezas, de las cuales se conservan siete (la autoría de Prometeo Encadenado no está clara).
Esquilo incluyó el segundo actor en escena, disminuyendo los coros. Los diálogos en sus obras suelen ser entre personajes y coros, que los hace más pesados y lentos, lo que muestra el arcaísmo de su teatro.
El tema principal de sus obras es el sufrimiento humano.
Murió en Gela en el 456 a.C. Antes de su muerte, un oráculo predijo que moriría aplastado por una casa. Lo curioso es que murió al ser golpeado por el caparazón de una tortuga, que fue soltado por un quebrantahuesos.

1 comentario:

Ana Sisto dijo...

Curioso que a pesar de haber hecho tantas obras no se le recordaran en su epitafio...¡Muy graciosa su muerte por el caparazón de tortuga! Jajaja

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails