miércoles, 27 de abril de 2016

Bodas y Cochinillos

El Transchronion nos llevó 15 años al futuro, y acabamos en el Ágora de Atenas.

Oímos un fuerte golpe; era un muchacho que se había chocado con Abraham, le ayudamos a levantarse y nos dimos cuenta de que el chaval era Sócrates y nos explicó que llevaba mucha prisa porque llegaba tarde a reunirse con su maestro, Arquelao.  Le acompañamos con la excusa de que nosotros también estábamos interesados en recibir clases de filosofía. Llegamos al lugar donde se realizaban, que resultó que era al aire libre, cosa que nos sorprendió bastante. Vimos al resto de alumnos sentados en la hierba y con un equipo estudiantil muy primitivo. Arquelao le gritó muy enfadado a Sócrates por llegar tarde. Nos sentamos a su lado y asistimos a lo que nos pareció una charla muy informal porque no había ejercicios ni exámenes y los alumnos simplemente atendían porque querían. Después de la clase, nos quedamos a solas con Arquelao para averiguar cosas de Sócrates. Nos contó que era un niño con una facilidad de palabra y un razonamiento excepcional, siempre cuestionaba todo sin parar, y lo enloquecía con sus continuas preguntas.

Nos despedimos del maestro y cogimos el Transchronion para avanzar en el tiempo hasta su madurez. Esta vez el filósofo tendría 30 años cuando nos volviese a ver. Nos dirigimos hacia el Ágora donde él se reunía con sus seguidores. Lo encontramos dando un discurso que a las chicas de nuestro grupo nos pareció un pelín machista. De repente apareció una mujer con una expresión muy cabreada, se hizo paso entre los seguidores y agarró a Sócrates de una oreja mientras este  replicaba. Los seguidores se quedaron perplejos al ver a su maestro con una apariencia tan solemne lloriquear como un niño pequeño. Nos acercamos a ellos y Javi le explicó que eramos unos antiguos compañeros del colegio. Nos presentó a su futura mujer, Xantipa, que ya le había soltado la oreja y esta nos invitó a su boda que sería dentro de unos días.

Cuando llegó el día de la boda, las chicas se quedaron con Xantipa y los chicos con Sócrates. Ambas partes del grupo se quedaron muy sorprendidas por el hecho de que había muchas tradiciones y obligaciones para la mujer y ninguna para el hombre. Los chicos se quedaron con Sócrates holgazaneando mientras que las chicas ayudaban a Xantipa a prepararse. Yo le llevé agua de la fuente para que se bañara como mandaba la tradición, después la ayudamos a ponerse el peplo, la túnica característica para la novia; la adornamos con joyas y la cubrimos entera con un velo, símbolo de su virginidad. Las chicas acompañaron a la novia hasta el banquete. Los chicos las estaban esperando junto con Sócrates, borrachos perdidos. Antes de empezar a degustar las delicias griegas, la familia de Xantipa nos paró y explicó que la tradición era sacrificar un cochinillo en honor a las divinidades del matrimonio.
-Alguien dijo sacrificio de cochinillo? -Dijo Ricardo.

Una vez acabado el banquete, el novio le quita el velo a la novia y después reciben regalos por parte de los familiares. Luego, se subieron a un carro y volviendo a la casa de los padres de Sócrates recibieron cánticos de himeneo por parte de los invitados. Nos despedimos y volvimos a usar el Transchronion, esta vez más pronto de lo esperado.

11 comentarios:

jenny luaces dijo...

esta muy bien redactado y me parece bastante interesante como explica todo lo que vieron y lo que les sucedió

Lara Mendez Teijeiro dijo...

La semana pasada fue la boda de Marco Aurelio en Roma que tuve la suerte de acudir con mis compañeros, y me sorprende que tanto en Roma como en Grecia, los hombres no suelen hacer tareas, porque las mujeres ya les hacen todo,y el significado del velo, que siginifica lo mismo, tanto en Roma como en Grecia.

David Tabango dijo...

No me gusto la forma de redaccion que usasteis.... Hay partes que no se entienden, otras partes no se entiende quien es el que realiza acabo las acciones...no me ha llamado mucho la atencion.

aitana dijo...

Me parece que es una entrada que narra toda la historia de esos momentos con mucha claridad, muy personal y con palabras utilizadas en la vida de los jóvenes.Hay detalles que se pueden relacionar con nuestro viaje a la boda de Marco Aurelio por temas como el del banquete ,de colocarle la vestimenta o las joyas y se tratan algunos de los ritos o creencias que se deben desarrollar en esa época.

Ricardo Lara blanco dijo...

Lara,yo insistí en poner las tareas de Sócrates, pero no quisieron hacerme caso.....

Danielaf Florez dijo...

Nosotros también asistimos a una boda, de Marco Aurelio y Faustina, era algo parecida a esta también.
Y vaya tradición esa de sacrificar a un cochinillo, es lo que menos me gustó, el resto me pareció interesante y bien redactado.

Maria Couto Villaverde dijo...

Me gustó mucho, está muy bien redactado y me pareció curioso que los alumnos realizaran los hábitos de aquella época

Ricardo Lara blanco dijo...

Pues lo del cochinillo casi sale en la anterior entrada, pero no quisieron meter los sacrificios y lo mismo pasó con la Paideia en esta a ver si me dejan aportar "algo" en la siguiente

Lola Arbizu dijo...

Me he reído en algunas partes, es bastante divertido. Me dio un poco de pena el cochinillo y me pareció injusto que la mujer tuviera que hacer tantos preparativos mientras el marido se emborracha. Me ha gustado mucho.

Silvia Sixto Galdo dijo...

Me gustó mucho. La historia es muy divertida y muy interesante.

Sarita Patiño dijo...

Me pareció una entrada bastante divertida y entretenida,buen trabajo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails