sábado, 28 de mayo de 2016

Eos y Titono.

                                              Eos y Titono

Titono: Era un mortal hijo Laomedonte, rey de Troya, y hermano de Príamo. Era de una belleza deslumbrante. 
Eos: Era la diosa Titánide de la aurora, salía de su hogar al borde del océano que rodeaba al mundo para anunciar a su hermano Helios, el sol.
HISTORIA: 
 El joven y bello Titono amaba a Eos. Cada mañana era el primero en saludarla, cuando ella abría en el cielo las cortinas color púrpura que daban lugar a las primeras luces del amanecer. Titono siempre dormía en la hierba para no perderse nunca la llegada de Eos. La diosa se fue acostumbrando con el tiempo a recibir los saludos de Titono y acabó enamorándose de él. Una mañana Eos se dio cuenta de la ausencia de Titono, él no se encontraba en el lugar de cada amanecer esperándola con deseo. Ella muy nerviosa comenzó a buscarlo y no lo encontraba y cuando ella dio con él, él estaba frágil, pálido y con los ojos cerrados sobre la tierra, Eos asustada lo llevo volando hasta Zeus (rey del Olimpo). Ella le pidió que por favor no permitiera que Titono muriera nunca. Zeus acepto y lo hizo inmortal y así durante años Titono vivió en el Olimpo rodeado de todos los dioses y completamente felices. Eos, su amor, le bailaba y le cantaba siempre. Pero hubo un problema, Eos por querer salvar la vida de su amado se le olvidó pedir que nunca envejeciera y aunque se le haya concedido la eternidad él comenzó a envejecer. Poco a poco se fue volviendo mayor, frágil, débil etc... Era tan desfavorable que los mismos dioses comenzaron a alejarse, haciéndolo sentir uno menos. Titono ya sin fuerzas pidió volver al lugar donde siempre había sido feliz, Eos lloró pero por el amor que le tenia y por que él fuera feliz lo dejo ser libre pero no como hombre, ya que no soportaba que siendo tan viejo trabajara para que él comiera, hizo que viviera cada estación lo mejor que fuera y le dijo que en verano sería un saltamontes. Entonces Eos lo convirtió en un brillante y verde saltamontes, desde entonces, y todo los días, allí en el campo podemos verlo saltando alegre bajo el sol, y Eos feliz va a verlo con sus dos hijos, también de Titono, Memnon y Emation.

2 comentarios:

Lola Arbizu dijo...

Es una historia bonita (aunque trágica). Me ha gustado mucho.

Ricardo Lara blanco dijo...

de esto aprendemos lo mismo que los cuentos sobre genios y lámparas, cuando pidas algo, se preciso.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails