jueves, 13 de junio de 2019

Aventura Fatal: La vuelta al cole

Después de estar en Mantinea y que nuestro gran amigo Agis nos contara la batalla decidimos viajar con el transchronion a casa.
Cuando Sergio y yo estábamos a punto de viajar, el transchronion hizo unos ruídos raros y aparecimos en medio del monte al lado de una casa que no parecía del siglo XXI. Al ver que seguíamos con nuestra ropa del tiempo, me gusto el nombre y decidimos llamarla así, Sergio y yo nos percatamos de que no habíamos vuelto y decidimos entrar en la casa en busca de indícios que nos indicaran donde estamos.
Nada más entrar vimos una casa con adornos de caza así que supusimos que estábamos en casa de un buen luchador que se había retirado a la naturaleza. De repente escuchamos, a lo que parecía ser, alguien trabajando el campo y decidimos ir a investigar. Al instante de abrir la puerta una persona mayor y de aspecto recio nos invitó a acercarnos. Este buen hombre nos explicó que se había separado de la civilización después de la Guerra del Peloponeso y que nos encontrábamos a unos 20  kilómetros de distancia del Monte Taigeto. Gracias a las palabras " después de la guerra" Sergio y yo nos miramos y como leyéndonos la mente preguntamos que cómo había terminado y que por favor diera algunos detalles.
El señor nos empezó a contar:"Después de la Batalla de Mantinea la guerra resurgió y el primer acontecimiento fue la expedición ateniense a Sicilia para ayudar a sus aliados segestunios (Segesta)  con la guerra fronteriza con Selinunte y la verdad no sé demasiado, sólo sé que el ejército atenienses rondaba los 100 trirremes y los 5000 hombres y aun así los empeños atenienses no fueron suficientes para derrotar a los espartanos siracusanios y Atenas perdió. Dos años más tarde ocurrió la guerra de Decelia en la que perdímos. En esta guerra se veía venir la victoria espartana así que varios de nuestros aliados como los persas se unieron a Esparta dejando de lado a Atenas. Atenas consiguió recuperarse económicamente y militarmente, con cien navíos, después de su nefasta expedición y aún así seguía bastante débil ya que hubo una revolución por parte de un grupo de 400 personas atenienses que querían la paz con Esparta y aún así no la consiguieron ya que una flota ateniense se negó y combatió contra esas personas. Con esa misma flota, Atenas lucharía en la batalla de Sime. Yo fuí repudiado por traidor pero aún así fuí nombrado líder de la flota y conseguí que Atenas no atacara mi metrópoli y así conseguir, más adelante, la democracia. Gracias a mi ganamos varias batallas seguidas y recuperamos territorio.
Más adelante en la batalla naval de Arginusas, los atenienses ganaron sobre los espartanos lo cuales perdieron 70 navíos, y lo peor es que en una batalla anterior Lisandro( un general espartano) ganó sobre mí y al no ser reelegido, me auto exilié. Más adelante las condiciones climatológicas no dejarían recuperar a sus tripulantes vivos a los atenienses los cuales ante tal hecho hicieron un juicio en el que ejecutarían a 6 de sus mejores comandantes mientras que Esparta nombraría a Lisandro almirante el cual es un gran estratega y conseguiría llegar hasta Helesponto y amenazar a Atenas con el hambre por el incendio que podrían provocar en su cosecha de cereales. Ante tal amenaza la flota ateniense se enfrentó a la de Lisandro el cual, con una gran estrategia, derrotó a los atenienses los cuales por el asedio se vieron obligados a rendirse y más adelante sus ciudadanos. Corinto y Tebas pidieron la destrucción de Atenas y la esclavitud de sus ciudadanos aunque los espartanos dijeran que no, ya que Atenas sirvió a Grecia en momentos muy complicados y así sus antiguos enemigos ahora serían sus amigos.
Y bueno así terminó ese infierno. "
Después de que nos contara como terminó todo, yo me dispuse a arreglar el transchronion y así volver a casa. Cuando terminé de hacer las reparaciones, Sergio y yo nos fuimos para poder volver a casa sin levantar sospechas. En el camino a un lugar seguro, Sergio dijo que por como había hablado ese hombre podía ser Alcibíades, un estratego ateniense un poco chaquetero el cual intentó ayudar a los atenienses en la batalla de Egospótamos y esos mismos atenienses pasaron de él. Como yo no tenía ni idea sobre esa batalla le pregunté a Sergio y él me contó así:" Tanto espartanos como atenienses estaban muy cerca pero nunca quisieron luchar, pero Alcibíades le recomendó al comandante Conón que se trasladase a Sesto donde tendría puerto y ciudad para prepararse aunque no le hicieron caso. Al día siguiente fueron a Sesto donde desembarcaron para  provisionarse y mientras estaban desprevenidos Lisandro les atacó y perdieron sin tener posibilidades de nada."
-Vamos que los atenienses perdieron mucho por no hacer caso a Alcibíades y no ir a Sesto cuando él dijo- rematé yo.
Después de esta historia, volvimos a clase donde nos estaría esperando Paula corrigiendo esos deberes que yo tenía hechos. Y llegado el jueves tenía unas ansias de contar Magdalena y de ver que me decía.

5 comentarios:

Pedro Villamor González dijo...

Nosotros estamos en la Segunda Guerra Medica, con el bando de Esparta y Atenas, contra los Persas.

Pablo Pérez dijo...

Que ilusos los atenienses!! Alcibíades tenía la razón y no le quisieron hacer caso. Sus enemigos fueron mucho más astutos y los eliminaron fácilmente en Sesto. Una pena la verdad!!

A ver Magdalena como reacciona!!

Xende dijo...

Los deberes de Paula ¡que cabritos!

Samuelcastro dijo...

Pobres Atenienses que no hicieron caso a la sabiduría de Alcibíales.

Fernando Bustabad dijo...

Estoy deseando ver como reacciona Magdalena. Y estos Ateniense...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails